La bicicleta perdida de un niño se convirtió en una pieza única de arte en el estado de Washington, tras ser encontrada tras casi 50 años.

Bicihome bicicleta-arbol

La bici-árbol de Helen Puz

En 1954, Helen Puz recibió la bicicleta de mujer como regalo tras enviudar. Como era una bicicleta pequeña, pasó a las manos de su hijo de ocho años llamado Don. Pero el muchacho no estaba muy contento de pasear en una bici de chica, por lo que cuando llegó un día y dijo que la había perdido, no insistieron mucho en buscarla.

La semana pasada, Helen Puz (de 99 años), por fin se enteró de lo que había pasado con la bicicleta. Su hijo la abandonó en el bosque y un árbol creció envolviéndola en su corteza. Con el paso de los años fue levantándose del suelo a medida que el árbol crecía. De manera increíble, la rueda delantera aún gira.

Si se sale fuera de la carretera de Vashon, en Vashon Island, y se caminan unos 15 metros hacia el bosque, detrás del café Sound Food, los viajeros pueden apreciar en este peculiar lugar una bicicleta de 1950 conservada de forma intacta, pero incrustada en un árbol, donde es visitada por curiosos como una obra de arte de la naturaleza.

Go to Top