Robar una bicicleta es barato, relativamente fácil y, una vez en tu poder, venderla no resulta complicado. Por eso Andrés Roi, Cristóbal Cabello y Juan José Monsalve, tres estudiantes de ingeniería chilenos, se propusieron hace cuatro años hacerlo más complicado. Un trabajo para la Universidad de Adolfo Ibañez de Chile fue el germen de su proyecto: uno de sus profesores les encargó mejorar un medio de transporte a través de la ingeniería. Eligieron la bicicleta como inspiración. Como a uno de ellos le habían robado su velocípedo en dos ocasiones, acabó convenciendo al resto de crear una bicicleta que no se pudiera robar.

Ingeniería y ciclismo unidos para crear una bicicleta más segura

Así nació la Yerka Bike, una bicicleta con una intervención hecha en el la parte inferior del cuadro. Este se abre y el sillín, que se extrae completamente, ejerce como cierre bloqueando la bici. Si se quiere robar, hay que destrozarla por lo que esta pierde todo su valor. Cuando presentaron el trabajo a sus profesores descubrieron que no solo iban a sacar una buena nota; GarageUAI, una institución dentro de la universidad en la que estudiaban destinada al apoyo de los alumnos emprendedores. Así decidió apoyarles para que la bici inrobable se hiciera realidad.

En el vídeo siguiente ofrecen una opinión después de probar la bici

 

Fuente: El País

Go to Top