Desde el Reino Unido nos llega este invento bautizado como Rubbee, un motor eléctrico para bicicleta universal. Se engancha a la tija del sillín y hace fricción directa a la cubierta de la rueda mediante un rodillo de silicona. Aquí residen sus principales ventajas: vale para cualquier bicicleta, no tienes que cambiar ninguna pieza en tu bici y su instalación tarda sólo unos segundos.

Pesa 6,5 kilogramos y tras cargarse durante dos horas nos permite ir a una velocidad de 25 km/h durante 15 minutos sin tener que dar ni una pedalada. Incluye también un sistema de frenada similar a los ABS del coche, que para evitar derrapes es «consciente» de cuándo la rueda deja de estar en contacto con el suelo.

Bicihome Rubbee

El Rubbee todavía es un prototipo y necesita financiación para comercializarse

Bicihome Rubbee 2

Su rodillo de silicona permite adaptarlo a cualquier tipo de rueda

De momento es un prototipo que busca financiación mediante Kickstarter, por lo que puedes ayudar a financiar el producto comprándolo por adelantado. Cuesta la friolera de 960 € y ya lleva recaudado la mitad de lo que necesita. Si quieres colaborar o más información de sus desarrolladores pincha aquí.

Go to Top