La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado una encuesta a 3.685 vecinos de diez grandes ciudades españolas para averiguar su opinión sobre el uso de la bicicleta en su ciudad. Los resultados son claros: el 68% de los encuestados, la mayoría no ciclistas, cree que la administración local debería promover el uso de la bici y sólo un 17% es contrario.

Según los encuestados por OCU, el principal inconveniente para subirse a la bici son el exceso de tráfico y la falta de vías ciclistas.

Entre las ciudades analizadas, Madrid destaca por el poco uso de las bicicletas. Aún así existe una buena cantidad de kilómetros de vías ciclistas destinados a tal fin, pero la mayoría está en el extrarradio. La polución y el exceso de tráfico tampoco animan a coger la bici. La calidad del servicio de alquiler y la falta de aparcamientos específicos para bicicletas también son asignaturas pendientes.

Madrid destaca por el poco uso en relación a los habitantes que tiene.

Sevilla y València, por el contrario, están a la cabeza en el uso de la bicicleta: la ciudad del Turia es donde más ciclistas salen a la calle, ya sea ocasionalmente o de manera habitual. La bici constituye el principal medio de transporte para un 12% de los encuestados. Sevilla, por su parte, cuenta con las mejores vías ciclistas y el mejor servicio de alquiler. No obstante, tiene también el mayor porcentaje de ciclistas que han sufrido un accidente, con un 33%, y los usuarios se quejan del mantenimiento de las infraestructuras, por lo que puede ser el momento para volver a dar un impulso en esta área.

Valencia es, junto a Sevilla, la ciudad en la que más cómodamente se viaja en bici.

En cuanto a otras ciudades, la red de carriles bici en Zaragoza destaca junto a la de Sevilla, pero adolece de problemas de conectividad. La falta de infraestructuras ciclistas provoca en Málaga la invasión de las aceras (junto a Barcelona es la ciudad con mayor número de quejas a este respecto). En Las Palmas, pese a poseer un clima inmejorable, sus habitantes consideran la geografía de la ciudad como poco adecuada para ir en bicicleta, además de la falta de infraestructuras y las dificultades para combinar bicicleta y transporte público.

Go to Top