La 35ª edición de La Copa América de vela, que se está celebrando en las Islas Bermudas (Caribe) y cuenta con 166 años de historia nos ha traído una noveda: el equipo de Nueva Zelanda apostó por llevar a un equipo de ciclistas a bordo del catamarán volador de 15 metros de eslora.

De los seis tripulantes del velero, cuatro pedalean durante toda la regata mientras el patrón conduce el catamarán a velocidades que llegan a superar los 80 km/h y el táctico presta atención a lo que hace el barco rival, para tomar las correspondientes decisiones en el campo de regatas, en permanente contacto con su patrón.

El equipo neozelandés capitaneado por el joven Peter Burling es claro favorito contra el actual defensor del trofeo, el catamarán Oracle, capitaneado por el experimentado Jimmy Spithill. Los kiwis, como coloquialmente se denomina al equipo de Nueva Zelanda, están ansiosos por ganar la copa, ya que las regatas junto con el rugby son los deportes bandera de su país.

Winches de un catamarán

Sin embargo, ¿tan efectivo es el pedaleo contra los brazos y los winches? Se está demostrando que sí y explica porqué el famoso regatista Luis Martínez Doreste: “En estos catamaranes prácticamente todo funciona con sistemas hidráulicos, los foils, los timones, la vela mayor rígida…, pero resulta que en la America’s Cup no puede haber, según las reglas de la propia competición, motores que ayuden en las maniobras. Todo se ha de accionar mecánicamente. Así que se ha de acumular energía continuamente para disponer de ella en las maniobras. Eso explica, en parte, la superioridad de New Zealand. Los ciclistas hacen muchísima más fuerza, de manera que ese barco puede hacer más maniobras y hacerlas más rápido”. Además el catamarán neozelandés está diseñado para las condiciones de poco viento, la misma situación que se está dando en esta regata y que le está valiendo la superioridad.

Equipo de Nueva Zelanda donde se observa a los 4 ciclistas pedaleando

La victoria será para el equipo que logre siete victorias, y lo cierto es que nadie se atreve todavía a apostar por los neozelandeses pese a que ahora mismo el resultado es 3-0 a su favor, debido al punto compensatorio con el que contaba Oracle por haber ganado el torneo inicial de desafiantes.

 

Fuente: La Vanguardia

Go to Top