Un ladrón abrió con total calma un coche en plena calle y a plena luz del día en Londres y lo desvalijó mientras pasaban decenas de transeúntes a plena luz del día. Pero lo que Jake Nedd, de 31 años, no se imaginaba es que una cámara de seguridad le estaba grabando y dando aviso a la Policía. Y lo segundo que no se imaginaba es el original método que usarían los agentes para detenerlo.

Mientras Nedd se daba a la fuga en bici se encontró de frente al vehículo policial. Un agente bajó pero no lo capturó, por lo que volvió al coche le siguió unos metros en coche hasta ponerse en paralelo a la bici. En lugar de volver a descender del vehículo, el policía decidió asegurarse de que esa vez el ladrón no se le escaparía: abrió la puerta del vehículo en marcha y lo hizo caer. A continuación procedieron al arresto. Las imágenes publicadas ahora fueron grabadas en el distrito londinense de Hammersmith y Fulham el pasado junio. Nedd fue condenado a 28 semanas de prisión.

Momento en el que el policía abre la puerta para derribar al ladrón

 

Fuente: El País

Go to Top