Acaban de construir la bicicleta que ha sido galardonada con el título de ser la más pesada del mundo. En un mundo donde los fabricantes aspiran a reducir el peso al máximo en todos los componentes la obra del británico Jeff Peeters pesa 860 kilogramos en vacío, es decir, sin el peso añadido del conductor.

Consta básicamente de dos ruedas de tractor colocadas una delante de la otra y unidas por una estructura metálica hecha a medida. Para la creación de esta monstruosa bicicleta, el amigo Jeff ha procurado utilizar en la medida de lo posible materiales reciclados, una característica que aporta un mayor valor a la consecución del título. Pese a ostentar ese peso, no hay que hacer una fuerza descomunal para mover la estructura.

Mediante un sistema de poleas y ruedas dentadas ancladas al eje trasero, el movimiento se produce a los pocos segundos de pedalear, logrando, eso sí, una velocidad limitada a unos pocos km/h.

Go to Top