El cambio climático es uno de los principales problemas en la sociedad moderna. Las emisiones contaminantes de coches e industrias han contribuido a aumentar el efecto invernadero. Por eso, en la actualidad existe una obsesión por buscar alternativas de transporte que sean respetuosas con el medio ambiente. Algunas ciudades superpobladas como Pekín tienen que recurrir tanto a la sustitución de coches por bicicletas como a la construcción de dispositivos que recojan el aire contaminado y lo limpien. ¿Pero qué pasaría si ambas opciones se unieran en una sola?

Éste precisamente es el objetivo en el que ahora mismo está trabajando el diseñador holandés Daan Roosegaarde, en colaboración con Ofo, una empresa china de alquiler de bicicletas.

Antiguamente las bicicletas eran uno de los grandes iconos representativos de la ciudad de Pekín, pero en los últimos años la mejora del nivel económico de muchos ciudadanos ha llevado a que decidan sustituirlas por coches. Esto, junto a la gran cantidad de población de la urbe, ha generado tales niveles de contaminación que se ha hecho necesaria la construcción de instalaciones como la Smog Free Tower, una torre -obra del mismo diseñador holandés- que recoge el aire contaminado, lo limpia a través de una tecnología basada en iones y lo devuelve purificado al exterior por medio de una serie de rendijas de ventilación.

Esquema del funcionamiento de la bici purificadora de aire

El funcionamiento de estas bicicletas es similar. El aire se absorbe, se limpia en su interior y posteriormente se libera en dirección al ciclista, que así podrá respirarlo directamente. De este modo, si un gran número de bicicletas de este tipo circulan por una misma zona, sus efectos deben ser claramente notables.

Según declaraciones de Roosegaarde a The Times, el siguiente destino del invento será Delhi, dónde podrá presentarlas dentro de un año, para después comenzar a distribuirlas en Europa. Allí contribuirán a limpiar el aire de grandes ciudades; como Londres, en la que los niveles de contaminación son claramente preocupantes.

Además, se espera que su precio sea muy accesible, de modo que la mayoría de la población tenga la opción de comprarlas, contribuyendo con ello a la limpieza del aire de su ciudad. ¿Quién sabe? Quizás pronto ayuden a reducir la nube negra que corona los edificios de Madrid.

 

 

Fuente: El Español

 

Go to Top