La Guardia Civil de Lugo investiga a un ciclista, que en la jornada de este miércoles tras someterse a la prueba de alcoholemía en Muimenta (Cospeito), arrojó un resultado de 0,99 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, es decir casi cuatro veces más de lo permitido.

Fue al filo de las cinco y diez de la tarde durante el desarrollo de un punto de verificación de alcohol y drogas, cuando los agentes observan como una persona que se aproximaba a ese punto de verificación conduciendo una bicicleta lo hacía de un modo «absolutamente errático e irregular», según informa la Guardia Civil.

Este tipo de conductas, se aclara desde el instituto armado, están tipificadas como infracción muy grave y pueden acarrear una sanción de mil euros. Una vez finalizada la actuación de los agentes, el conductor sancionado abandonó el lugar andando, con la bicicleta en la mano, para según sus propias palabras, ir a tomar una copa a un local de hostelería próximo.

 

Fuente: Cadena SER

Go to Top